Las relaciones Conflictivas: Una "Adicción"

Lucía de los Santos

Escrito por

Lucía de los Santos



Las relaciones Conflictivas: Una "Adicción"

Relaciones


Problemas en la relación

22 de octubre del 2017


Share on Google+

La violencia y la agresión son temas bastante conocidos, sin embargo, seguimos pensando que la frecuencia es mucho menor de lo que se reconoce. Sea esto por que no queremos verlo o porque parece siempre estar escondida -por la sociedad o los medios- la violencia en la relaciones es dónde el lema "lo personal es político" resuena fuerte.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 3 de 10 adolescentes denuncian maltrato o violencia. Pero en específico, en México, se estima que 9 de 10 mexicanas de 12 a 19 años han sido agregdidas durante el noviazgo. El tema de la violencia en las relaciones, no es exclusivo de adolescentes, sin embargo es relevante puesto que las experiencias de violencia son determinantes en la salud emocional de un individuo y en sus vínculos y relaciones posteriores.

Sabemos que todos los tipos de relaciones, sean estas amorosas o de cualquier otro tipo, se verán en algún u otro momento, invariablemente enfrentadas con algún tipo de conflicto. Incluso se considera que en la solución de conflictos es en donde radican las mejoras sin embargo, revisaremos a continuación aquellas relaciones en las que el conflicto es el patrón único comportamental: las relaciones conflictivas.

Las relaciones conflictivas se definen como relaciones afectivas basadas en la ambigüedad del placer y displacer. Dentro de estas relaciones existe ansiedad, preocupación y obsesión. Son relaciones de sometimiento que generan sentimientos de culpa, depresión y baja autoestima. Dentro de las características de evolución de las relaciones conflictivas se observa el siguiente patrón:

  • Inicio: Parecen empezar con un flechazo en donde la pareja parece hacer sentir al otro que "está en las nubes". Es particular de esta fase una intensidad abrumadora y en este momento existe una fantasía persistente de que así será la relación eternamente.
  • Desarrollo: Durante el desenvolvimiento de la relación una de las particularidades es que todo va muy rápido y se percibe una atmósfera de peligro. Es aquí en donde se idealiza a la pareja y se la resta importancia a cualquier tipo de conflicto o diferencia. Otro de los síntomas es la necesidad de mantenerse atados o atrapados, como si las separaciones fueran permanentes y muy dolorosas.
  • Conflicto: Al momento de asimilar un conflicto, el encantó se rompe y empieza un patrón de incertidumbre. Es común que en este punto se busque justificar los conflictos sin embargo se empieza a asimilar un sufrimiento. Se persiste con la fantasía de que la relación regresará a su estado inicial y será la maravilla inicial. Es de relevancia mencionar que la relación se vuelve maravillosa entre conflicto y conflicto, sin embargo persiste la confusión y la presión por la incertidumbre.

Con esto, se da pie al inicio de una patrón conflictivo. Los involucrados empiezan a abusar de manera sistemática y el desbalance de poderes se convierte en un sistema cerrado. Si no se detiene en algún momento este ciclo de ambigüedad y violencia se puede caer en una "adicción" a la relación conflictiva.

Una "adicción" a las relaciones conflictivas es la preocupación-obsesión por la relación que te distrae del dolor y del vacío de ser quien eres (Laguarda, 2013). Las características que comparte esta adicción con cualquier otra son: la pérdida de control, la obsesión, la preocupación, la negación y la dependencia. Estas relaciones tienen a un verdugo y una víctima, aunque estos roles pueden ser intercambiables según los contextos. Así, los dos se agreden y los dos se victimizan.

Es de relevancia hacer consciencia de este tipo de relaciones, especialmente en la adolescencia y la post-adolescencia pues es donde se empiezan a instaurar los patrones relaciones amorosos para un futuro. En otras palabras, en esta etapa en dónde se aprende a tener una relación amorosa así que si lo que se aprende es el abuso, posteriormente se puede abusar. Igualmente si lo aprendido fue la victimización, se perpetúa con otro(as) verdugo(as).

La atención a relaciones adolescentes de conflicto y agresión, puede prevenir los altos índices de violencia en la pareja, abuso sexual, violencia psicológica, violencia en general y divorcios entre otras, mientras que simultáneamente promueve las relaciones positivas de crecimiento y desarrollo que dan pie a un sistema relacional más sano desde la red más cercana como la familia, hasta la más extensa como la humanidad.

comentarios