Elegir un método anticonceptivo no es tan complicado

Gibran Rodríguez

Escrito por

Gibran Rodríguez



Elegir un método anticonceptivo no es tan complicado

Anticonceptivos


Métodos naturales

26 de marzo del 2018


Share on Google+

El control de la natalidad es una práctica que se ha llevado a cabo desde la antigüedad, respondiendo a intereses económicos, políticos y hasta religiosos. En diferentes textos se puede encontrar menciones al uso de tripas de animales, el coito interrumpido, la castración, la abstinencia o inclusive el sexo anal como métodos de control de la natalidad. Hoy en día, el tema de la contracepción ha adquirido nuevos matices a la par del desarrollo social y tecnológico de la humanidad.

Con la aparición de los primeros condones alrededor del siglo XIX, la invención del diafragma en 1883 y la primera vasectomía en 1893, pareciera que a partir del siglo XVIII se marcó un parte aguas en el control de la natalidad y la regulación de algunas infecciones de transmisión sexual. No obstante, el siglo XIX se llevó el galardón al más innovador con la aparición de los primeros modelos de dispositivos intrauterinos (DIU) en la primera década del siglo y la sintetización de la primera progestina (hormona) sintética, la noretisterona, en la década de los 50's. Además, este siglo fue engalanado con la tan mencionada revolución sexual de los 60's, movimiento influenciado en gran medida por la llegada de la píldora anticonceptiva a los mercados. Es así como en el siglo pasado se logró avanzar no sólo en ciencia y tecnología, sino en el reconocimiento de la sexualidad humana como un proceso que incluye más que la mera reproducción, lo que ha impulsado la discusión social sobre métodos anticonceptivos eficaces que propicien el goce del erotismo además del control de la fertilidad.

Así, los anticonceptivos no sólo nos proveen los medios para decidir si reproducirnos o no, sino que nos permiten separar la sexualidad de la procreación y disfrutarla sin inhibiciones ni preocupaciones. Esto implica intensificar nuestras expresiones eróticas y el vínculo con nuestra pareja sexual durante el acto al disminuir el riesgo de un embarazo no deseado y la ansiedad ante la posibilidad de que éste ocurra. En México se encontró que en el 2009 alrededor del 50% de las mujeres en edad reproductiva de 15 a 49 años de edad usaban métodos anticonceptivos, según el INEGI. Esto quiere decir que sólo alrededor de la mitad de estas mujeres podrían estar tomando decisiones responsables sobre su capacidad reproductiva. Por otro lado, el 98% de las mujeres en edad reproductiva en México conocían al menos de un método contraceptivo, aunque esto no implica que poseyeran conocimiento real del alcance o aplicaciones de los mismos. Todos sabemos las consecuencias de un embarazo no deseado, tanto para el(la) niño(a) como para la madre y el padre, por lo que no ahondaré en estos aspectos. Mi único énfasis será en la capacidad de decidir cómo ejercer tu sexualidad: en ti está tomar decisiones conscientes o no.

Pero las decisiones conscientes no sólo tienen que ver con conocer o usar anticonceptivos, pues un factor de alto impacto en la efectividad de un método anticonceptivo es el comportamiento del(la) usuario(a). El utilizar o no un método anticonceptivo a la perfección (esto es, siguiendo los pasos correctos y teniendo las precauciones adecuadas) crea una gran brecha entre niveles muy altos y muy bajos de efectividad. Si sabemos que la prevalencia demitos y creencias irracionales con respecto a los anticonceptivos (e.g., "la difusión de información sobre anticonceptivos en adolescentes fomenta la actividad sexual a temprana edad", "el uso de los anticonceptivos afecta la fertilidad", etc.) puede evitar que la persona se decida por utilizarlos y que si opta por usarlos, al cometer errores en su uso puede disminuir la efectividad del método, podemos pensar que se está consolidando una problemática social de grave impacto en la planificación familiar, regulación demográfica y en la toma de decisiones reproductivas. Además, ¡limita nuestros derechos a obtener información sexual veraz, a gozar del placer sexual y a decidir sobre nuestra capacidad reproductiva! Por ello, es necesario escoger el método más adecuado para ti, que se ajuste a tus necesidades y a tu estilo de vida, de manera que puedas sentirte segura(o) de que lo usarás adecuadamente.

¿Qué necesitas saber para elegir el método más adecuado para ti? Primero, es necesario adquirir información certera y científica sobre anticoncepción. Te darás cuenta que existen numerosos métodos anticonceptivos cuya efectividad, duración del efecto anticonceptivo, método de administración y precio varían. Hoy tenemos en el mercado métodos hormonales (e.g., las pastillas anticonceptivas combinadas, la mini-píldora, el anillo vaginal, las inyecciones, implantes, etc.), los métodos de barrera (e.g., condón masculino, condón femenino, "T" de cobre, etc.) y los métodos quirúrgicos (e.g., esterilización masculino y femenino). Eso sí, si optas por un método natural, como el del ritmo o de la temperatura basal, ¡te expondrás a niveles de efectividad anticonceptiva muy bajos! Eso es algo que también debes de tomar en cuenta.

Una vez que ya te has informado sobre los métodos anticonceptivos de tu interés, te recomiendo acudas con un médico o especialista de la salud que te guíe en tu decisión (o en su caso, te prescriba el método anticonceptivo que tienes en mente). Esto es sumamente importante ya que muchos métodos presentan algunas contraindicaciones que el médico habrá de evaluar para ver si eres una buena candidata para X o Y anticonceptivo. Además, el entablar una conversación con tu médico te ayudará a disipar dudas, aclarar ideas equivocadas y sentirte más segura de la decisión que estás tomando. es algo que también debes de tomar en cuenta.

Antes de acudir con tu médico, puedes realizar un análisis personal que retome algunos aspectos importantes que derivarán en que seas mejor candidata para un método anticonceptivo que otro. He aquí algunas recomendaciones de lo que debes considerar:

  • Duración: Algunos métodos son definitivos (i.e., los quirúrgicos), por lo que no podrás tener hijos después de que te sometes a la intervención. Muchos especialistas no te realizarán este tipo de cirugías si tienes menos de 30-40 años o no has tenido hijos. Otros métodos anticonceptivos, incluyendo los hormonales, son completamente reversibles.
  • Presupuesto: ¿Cuánto planeas gastar en anticonceptivos? Algunos Centros de Salud y clínicas los ofrecen gratis, incluyendo algunos métodos hormonales. ¡Infórmate! No es lo mismo comprar una caja de pastillas por 200 pesos mensuales que un implante hormonal que durará por 3 años y costará alrededor de 2000 pesos.
  • Estado de salud general: Considera tu edad, si fumas o no, antecedentes de problemas cardiacos, infecciones de transmisión sexual y otros aspectos de tu salud. Tenlos en mente al acudir con tu médico.
  • Características personales: ¿Se te olvidan las cosas con facilidad? o ¿eres una persona muy ordenada? Esto puede hacer la diferencia en cuanto al nivel de efectividad de algunos métodos anticonceptivos, por ejemplo las pastillas, pues dependen en gran medida de tu disciplina para tomarlas a la misma hora todos los días (dependiendo de la presentación que estés usando).
  • La opinión de tu pareja (si es que tienes una):Cuando se está en una relación de pareja, ambos deben estar informados y tomar una decisión en conjunto.


Con esta información, te puedo asegurar que la cita con tu médico será mucho más ágil y sencilla. No olvides comunicar o externar tus preocupaciones y dudas a tu pareja si es que tienes, llegando a un acuerdo sobre el uso de los anticonceptivos que se están evaluando. También recuerda que hay que monitorear el uso del método regularmente, según lo que te señale tu especialista (e.g., visitas al médico, evaluación personal, etc.)

Es importante señalar que la mayoría de los métodos anticonceptivos van dirigidos a las mujeres con excepción de la esterilización o el condón masculino para hombres, pero ¡no se preocupen! Es probable que en unos años tengamos el primer anticonceptivo oral masculino. Como punto final, quiero hacer énfasis en que sólo algunos métodos de barrera protegen contra infecciones de transmisión sexual (ITS), por lo que debes de considerar este factor (especialmente si tienes múltiples parejas sexuales o tu compañero(a) sexual tiene múltiples parejas) al momento de elegir el método más adecuado para ti. En lo personal, recomiendo el uso del condón junto con cualquier otro método anticonceptivo, sea cual sea el caso, para prevenir ITS. Pero al final de cuentas, si estás informada(o), ¡toma la decisión que más se ajuste a tu estilo de vida y ejerce tus derechos sexuales!

comentarios