La Obsesión con el Orgasmo

Lucía de los Santos

Escrito por

Lucía de los Santos



La Obsesión con el Orgasmo

Prácticas sexuales


Orgasmo

12 de noviembre del 2018


Share on Google+

No es ninguna novedad hablar del orgasmo. Todos los días alguien escribe, publica o habla del orgasmo. Que si unos cuantos tips, que si posiciones, que si con eyaculación, que las intensidades, que las calidades, etc. Desde profesionales altamente especializados como Whipple, hasta mis amigo/as , todos queremos saber qué es el orgasmo, porqué alguien tiene orgasmos, cómo es que se logran, cuáles son los mejores y todos los detalles que puedan ser de utilidad. Pero, ¿por qué tanta obsesión con el orgasmo?

Personalmente creo que la obsesión con el orgasmo se debe a las asociaciones que se han hecho al concepto del mismo. Es decir, más allá del fenómeno del orgasmo como uno de tipo fisiológico, me refiero a la vivencia del orgasmo. Se piensa que una relación sexual con orgasmos fue excelente, por default. Incluso, en algunas parejas se piensa que el orgasmo simultaneo es lo correcto pues cuando las personas se aman de verdad el sexo es bueno y pueden terminar al mismo tiempo (sí, esto sí lo he escucho más de una vez). La realidad es que conseguir un orgasmo simultaneo es sumamente difícil pues depende de los ritmos de cada individuo y de enemil factores contextuales que no siempre se pueden controlar. Igualmente, no porque haya habido orgasmos quiere decir que la relación sexual fue satisfactoria.

Considero que mucho de lo que se ha dicho sobre el orgasmo, ha llevado a las personas a considerar que ésta es la meta máxima de la relación sexual. Es decir, la gran mayoría de las personas consideran que si no hubo orgasmo en una relación sexual, ésta fue fallida. Básicamente, la calificación que un individuo le pone a su actividad sexual está pegada con las preguntas: ¿se vino? ¿te viniste?. Solo si ambas respuestas son afirmativas, podemos calificar al evento en la categoría de encuentros sexuales exitosos.

Y es aquí donde radica el problema. La relación sexual, no se trata de orgasmos, se trata de placer. Muchas personas leerán esto y dirán ¡pero si el orgasmo es placer! y no pienso desmentirlos, pero la relación sexual es mucho más que un orgasmo. Es decir, toda actividad/conducta que se lleva a cabo durante una relación sexual es (o debe de ser) placentera.

Creo que por estar tan obsesionados con el orgasmo se nos ha olvidado que los besos pueden hacernos estremecer, que las caricias crean vínculos y que el juego previo estimula y prepara al cuerpo. Desde un beso hasta sexo oral, las sensaciones físicas son placenteras. A veces, más que un orgasmo.

Y bueno, podrán pensar que si se trata de placer qué más de si es con besos o con orgasmos, pero la realidad es que la obsesión que tenemos con el orgasmo como meta es culpable de muchísimos problemas tanto de pareja como individuales. La gran mayoría de las mujeres ni si quiera conocen el orgasmo y la gran mayoría de los hombres está concentrado en darle un orgasmo a la mujer (porque eso hacen los hombres de verdad, sarcasmo sexista). Imaginen la terrible vivencia de esa pareja: mujer sin orgasmo, hombre necio por darle uno. No hay otro fin para esto que frustración. Ojo: estamos hablando de la gran mayoría de las parejas en el país.

Este es tan solo un simple ejemplo de lo que puede suceder. La realidad es más triste. La gran mayoría de los hombres que padecen eyaculación precoz y disfunción eréctil tienen un componente psicológico de ansiedad por estar buscando activamente conseguir un orgasmo. Lo mismo le sucede a las mujeres. El orgasmo es una acción refleja, y así tan cual se mueve la pierna cuando te pegan en la rodilla, así funciona el orgasmo. Si estas observando tu rodilla empiezas a controlarla, al controlarla se inhibe el reflejo. Lo mismito sucede con el orgasmo. En resumen, por estar necios con el orgasmo, el orgasmo nunca llega.

Entonces, lo que pretendo con este artículo es motivarlos a vivir y experimentar cada paso y fase de una relación sexual. Les aconsejo y sugiero que dejen la idea de conseguir un orgasmo completamente de lado. Concéntrense en disfrutarse y disfrutar el momento presente. El juego previo es sumamente placentero si es bien ejecutado; es también lo que conforma gran parte de las fantasías y de la satisfacción sexual en sí misma. Por último, y no está de más, como consejo a las personas que tienen sexo con mujeres: ¡Tómalo con calma¡ La mujer suele ser más lenta para prenderse y si la mujer no está bien excitada, la relación sexual o cualquier tipo de penetración puede ser molesta y dolorosa.

Regresando al tema de cierre, debemos considerar al orgasmo como una expresión del placer sin perder de vista que hay otras miles expresiones de placer y enemil sensaciones diferentes que también son sumamente placentera. Clávense en el momento y expriman cada paso del proceso. Todo el proceso es placentero en sí mismo y , al final, si llega el orgasmo... pues bien por ustedes, tienen un extra.

comentarios