¿Pervesión, Parafilia o Fetiche?

Lucía de los Santos

Escrito por

Lucía de los Santos



¿Pervesión, Parafilia o Fetiche?

Tabúes


Parafilias

12 de diciembre del 2017


Share on Google+

Es sumamente común escuchar a las personas, incluso a veces a los especialistas de la sexualidad o de la psicología, utilizar ciertos términos o conceptos como sinónimos o de manera intercambiable. Unos de los conceptos que más se enredan son el de perversión, parafilia y fetichismo.

La confusión, se debe en gran parte a la evolución histórica y las conceptualizaciones de los diversos términos. Es decir, en algún momento de la historia los conceptos que trabajaremos fueron válidos y, en esencia, correctos, sin embargo, como todo en la vida, el lenguaje también evoluciona y se reformula.

El concepto de perversión originalmente fue utilizado desde el encuadre psicoanalítico para explicar el fenómeno en que la libido se "per-vierte" en un objeto que no es el sexo opuesto. En otras palabras, el concepto lo plantea Freud para explicar "las desviaciones sexuales" como libido "vertida" o dirigida a objetos no comunes.

Esto concepto pasó entonces a ser utilizado para categorizar conductas que se salían de lo "normal" (entiéndase normal en el sentido estadístico) según la concepción de la sexualidad de la época. Empero en función de diversos factores, entre ellos la carga negativa y el estigma que producía la etiqueta diagnóstica de "perverso", este concepto fue cambiado por el término parafilias en 1987 por la Asociación Americana de Psiquiatría.

Así, en la actualidad, cuando nos referimos a conductas sexuales que se desvían, estadísticamente, de lo normal, se habla de parafilias (o de conductas sexuales diversas) y existen distintos tipos:

  • Exhibicionismo: Placer por la exposición de genitales a extraños.
  • Fetichismo: Excitación con el uso de objetos no vivientes (zapatos, lencería).
  • Frotteurismo: Tocar o frotarse contra otra persona sin consentimiento.
  • Pedofilia: EL foco de interés sexual descansa en niño(as) pre -púberes.
  • Masoquismo sexual: Placer ante la recepción de humillación o sufrimiento.
  • Sadismo sexual: Placer ante infligir humillación o sufrimiento.
  • Fetichismo transvestista: Utilización de prendas del sexo opuesto.
  • Voyeurismo: Place ante la observación de actividades sexual (no siempre consensual).


Hasta aquí debe quedar claro que "perversión" es un concepto psicoanalítico y que ha sido reemplazado por el concepto de "parafilia". Ahora, como se puede observar, el fetichismo es tan solo una parafilia más.

Pero he aquí la pregunta que todos buscamos contestarnos ¿En dónde está la línea que divide lo kinky de lo parafílico?

Cada una de estas parafilias tiene ciertos criterios específicos que se deben cumplir para que se haga el diagnóstico de cualquiera de estas, sin embargo hay ciertas características que comparten las parafilias para ser diagnosticadas, por ejemplo:

  • 1. Que se presenten por un periodo mínimo de 6 meses, fantasías sexuales intensas y recurrentes, impulsos sexuales o conductas que usualmente involucran:
    • a. Objetos no humanos
    • b. El sufrimiento o la humillación de uno mismo o de su pareja
    • c. Niños(as) o personas sin su consentimiento
  • 2.Que estas fantasías, impulsos o conductas ocasionen un malestar clínicamente significativo o que limiten el funcionamiento en áreas sociales, ocupacionales u otras.


Entonces, no todas las cosas raritas que hacemos, queremos hacer o que nos hagan, son parafilias, sino que es necesario que superen un lapso de 6 meses y que estos deseos, fantasías o conductas nos "estorben" en vivir nuestra vida de manera normal (ir a trabajar, estudiar, tener relaciones, etc.) para que entonces se considere la existencia de un trastorno parafílico.

Como nota extra, los trastornos parafílicos no suelen llegar a la consulta de terapia sexual pues mientras a la persona no le moleste o se le convierta en un problema, no les interesa cambiarlo o detenerlo. Empero, quien sufra de una parafilia debe saber que si ha llegado a ser algo que está afectando su vida de manera negativa (o la de terceros) existen alternativas de tratamiento psicoterapéutico y personal especializado para apoyarlos.

comentarios