La comunicación sexual: ¿Le digo o no le digo?

Lucía de los Santos

Escrito por

Lucía de los Santos



La comunicación sexual: ¿Le digo o no le digo?

Relaciones


Comunicación

6 de agosto del 2018


Share on Google+

"La comunicación es lo clave en la pareja" se ha llevado a un grado de cliché. Esta frase, termina siendo tal por ser sobre-utilizada empero no le resta ni un gramo de verdad, especialmente cuando se trata de la actividad sexual dentro de una relación.

Me han pedido que escriba sobre el tema de la importancia de hablar de sexo con tu pareja pues aparentemente, éste es un reto o complicación mucho más común de lo que calculaba. Resulta ser que existe mucho extremismo en los roles que se adoptan en la relación así como ideas preconcebidas que terminan por dificultar mucho la comunicación.

Por un lado, tenemos

1. La idea de que los hombres "de verdad" saben, casi de manera innata, todo lo relacionado al acto sexual y que siempre lo hace bien. Y, como "los hombres de verdad" dominan el acto sexual, entonces pedir o preguntar algo a su pareja es de "no muy hombres".

2. La idea de que la mujer que pide que la hagan cosas o quiere explorar distintas actividades sexuales con su pareja para su placer, no es un "mujer bien" y puede incluso terminar por ser "insaciable".

Por el otro,

3. La idea de que la mujer o el hombre que no dice nada es porque todo le gusta, ha quedado plena(o) o satisfecho(a) y no hay nada que hablar.

4. Y la idea de que no se debe de hablar de eso porque "hacer el amor" es algo natural, que se va dando y fluye solo.

Todas estas ideas muy comunes en nuestra sociedad son, en términos muy propios "obstáculos para una comunicación efectiva". La mayoría de las fallas de comunicación en las parejas se dan debido a las malas interpretaciones. Es decir, por asumir que tu pareja es, sabe, le gusta, o piensa cierta cosa, en lugar de preguntarlo se empiezan a hacer grandes conflictos que pueden llegar a la separación.

Es importante que en la relación se puedan hablar temas de:

1. Fantasías sexuales: i.e., "Me gustaría que te vistas de colegiala"
2. Prácticas preferidas: i.e., "¿Te gusta más dar o recibir sexo oral?"
3. Gustos y disgustos: i.e., "No me gusta que me estires el pelo pero me encanta que me beses el cuello"
4. Limitaciones: i.e., "Se vale todo menos sexo anal"
5.Evaluaciones: i.e., "Ahora sí te luciste con tus manos"

Evidentemente, estos son tan solo unos ejemplos de los millones de temas a discutir y plantearse en pareja. Más importante aún es que para poder discutir estos temas en pareja se cuente, en ambos miembros, con:

1. Una Actitud Abierta
Cuando se da pie a la comunicación mantén una actitud receptiva y cooperadora. Prueba cosas nuevas y busca las cosas nuevas que hacer en pareja. Igualmente, pregunta a tu pareja por intereses y se receptivo. No juzgues, sólo acepta y escucha. Esto para nada implica que tienes que llevarlo a cabo si no es de tu interés. Empero, con una actitud abierta puedes encontrar cosas que nunca habías imaginado experimentar.

2. Comunicación libre de Juicios
Procura eliminar los juicios o críticas negativas de todo el dialogo. Si tu pareja quiere hacer algo que tú no quieres, di que no quieres hacerlo sin juzgar sus intereses. Igualmente no solo digas que no y procura aportar otras ideas sin miedo a que tu pareja te juzgue. Puedes incluso explicar el porqué sí o porqué no te interesa experimentar equis actividad.

3. Comunicación Clara y Efectiva
Se objetivo y procura ser claro. En lugar de decir "Me gustaría que me hicieras eso rico, ¿sabes?, eso con el dedo, más o menos como lo otro que me haces, pero en ya sabes dónde" di explícitamente lo que te gustaría. Asume que tu pareja no te va a entender y que tienes que explicar a detalle si es necesario. La gran mayoría de las personas están sumamente interesadas en poder satisfacer a sus parejas. Esto es mucho más fácil de lograr cuando se sabe a detalle lo que le gusta a uno y a el otro.

4. Utiliza Adjetivos positivos
Todos disfrutamos de una retroalimentación positiva, sin embargo no siempre todo es bueno. Así, hablar de las cosas que no nos gustaron puede ser un poco más difícil. Si batallan mucho para decir lo malo de manera constructiva, pueden intentar recalcar lo positivo pero decir "gracias, estuvo bien" no es suficiente. Podemos hablar con más detalle y utilizar adjetivos positivos para hacer evaluaciones recíprocas.

  • "¡Wow te luciste con lo de la lengua!"
  • "¡Me encantó! Estuvo delicioso con el pie"
  • "El masajito que te aventaste fue de profesional"
  • "Ese movimiento/ritmo me estimuló mucho"


5. Permite el Debate
Como muy difícilmente van a estar de acuerdo en todo, es necesario que permitas el dialogo y el debate. No se trata de que solamente tu expreses lo que quieres o no quieres, sino que tengan la oportunidad de conocer la disposición de su pareja para hacer o dejar de hacer lo que quieren y las razones involucradas. Incluso en estos mismos "debates" es donde se pueden aclarar muchos de los miedos o conflictos que llevan a las parejas a terapia sexual.

6. Escucha con Atención
Recuerda que la comunicación efectiva requiere de la escucha. Es necesario que pongas atención y seas receptivo(a). No se trata de que solamente uno plantee lo que le interesa y que el otro lo haga. Pide detalles, ejemplos o especificaciones.

7. Toma la Crítica como Algo Positivo
No te tomes a mal si tu pareja te dice que “hubiera preferido otra cosa" o que "le gusta más tal o cual". Cada quien tiene sus gustos y no necesariamente está relacionado con tus habilidades sino con sus preferencias. Tal vez cierta velocidad puede incomodar a uno, o una posición resulta dolorosa para otro. Quizá ciertas zonas del cuerpo no le gusta que sean estimuladas o tal vez no sabe cómo utilizarlas. Sea como sea, mientras escuchas con atención a tu pareja debes entonces tomar lo que dice con el fin de mejorar la calidad de la relación sexual.

8. Establezcan Acuerdos
A veces, y en relaciones bastante efectivas, terminan por establecer acuerdos. Por ejemplo "Yo te doy masaje si tú me das sexo oral". Puede ser que ninguna de estas actividades sean muy placenteras para los involucrados pero si ambos piden cosas que el/la otra no necesariamente pueda/quiera dar, se pueden hacer negociaciones y llegar a acuerdos. Por ningún motivo alguien tendría que ceder o acceder a algo que considera displacentero.

En realidad, en consulta de terapia sexual, es sumamente frecuente que los problemas sexuales en una pareja estén grandemente arraigados en fallas de comunicación. Así, muchos de estos son sumamente simples de tratar o "arreglar". Empero, es la ausencia de comunicación o la comunicación deficiente lo que puede tener a parejas que se aman viviendo una vida sexual insatisfactoria.

comentarios